Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/22/2019 5:10:00 AM

El paisa que creó un unicornio billonario en Brasil

David Vélez fundó Nubank, el banco digital más grande de América. Este emprendimiento, con 6 años de vida, ya vale US$4.000 millones, 4 veces la valoración de Rappi. Esta es su historia.

Desde sus primeros años en su natal Medellín, David Vélez sentía el llamado a ser emprendedor. Era lo que veía en su familia, principalmente en sus tíos, los 11 hermanos de su papá.

Todos son emprendedores y los escuchaba decir con frecuencia que lo suyo era lo que había que hacer. Siguió sus pasos y con apenas 36 años hoy es un referente del sector bancario.

Las empresas tecnológicas fintech prestan servicios financieros. Los emprendimientos de base tecnológica se convierten en unicornios cuando su valoración supera US$1.000 millones.

Hace unas semanas, Vélez aterrizó en Colombia con buenas noticias: Nubank, la fintech que fundó en Brasil de la mano de los locales Cristina Juqueira y Edward Wilbe hace un poco más de un lustro, es hoy un unicornio valorado en US$4.000 millones, cuatro veces el unicornio colombiano Rappi.

Fast Company la ubica como la empresa más innovadora de América Latina. Statista, junto a la revista Forbes, la catalogan como el mejor banco de Brasil, a partir de sus atributos claves como satisfacción, confianza, tarifas, servicios digitales y asesoría financiera.

Nubank, el banco digital más grande del mundo por fuera de Asia, es el mayor emisor de nuevas tarjetas de crédito en Brasil, con más de 6 millones de clientes. ¿Cómo llegó Vélez a desarrollar este poderoso emprendimiento?

Le puede interesar:  La historia del empresario detrás de la revolución financiera

Nubank ha crecido tanto que tiene un enorme edificio en Sao Paulo (Brasil).

Abordando ideas

La violencia que azotaba a la capital de Antioquia a finales del siglo pasado hizo que los Vélez se mudaran a Costa Rica, donde David terminó sus estudios de secundaria y vivió hasta los 18 años.

Entonces voló a la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, para estudiar ingeniería. Tenía todas las ganas de trabajar en una gran idea en tecnología, pero nada que la descubría, se sentía congelado y no sabía por dónde empezar.

Escogió la opción de ganar experiencia laboral en los rascacielos de Nueva York. En Goldman Sachs, Morgan Stanley y General Atlantic hizo carrera en la banca de inversión.

En ese último, por afinidad cultural, lo escogieron para abrir la oficina de General Atlantic para América Latina en Sao Paulo (Brasil). David califica esa como como su primera experiencia de emprendimiento, pues le tocó contratar un equipo desde cero, entender varios sectores de la economía y buscar oportunidades de inversión.

Él no podía creer, como extranjero, la odisea que implicaba abrir una cuenta bancaria en Brasil. Dice que tardó cinco meses en llamadas telefónicas y visitas presenciales a la oficina del banco hasta que lo logró. No entendía como nadie competía por desarrollar una solución a esa problemática.

Con el problema rondando en su mente, en 2010 se retiró de ese trabajo y volvió a Stanford para cursar un MBA. Pasó esos dos años convencido de que concretaría algunas de las seis ideas de negocio con las que empezó. Pero eso no ocurrió.

El nuevo reto laboral vendría en Sequoia Capital, uno de los fondos más grandes del sector tecnológico, en donde tenía la misión de cazar oportunidades de inversión en territorio latinoamericano. Su paso por allí le permitió cargar las baterías para salir a emprender.

Se propuso en 2013 fundar un banco digital en Brasil, la novena economía más grande del planeta y el mercado más apetecido de América Latina.

“La gente odiaba los bancos, que siempre se destacaban entre las empresas más detestadas. La industria bancaria brasileña es una de las más concentradas y con las tasas de interés más altas en el mundo”, relata Vélez.

En mayo de 2013 fundó Nubank, que en julio contrató a su primer empleado, un ingeniero especialista en el sistema operativo iOS de Apple. Ese fue un año difícil para Brasil por el desplome económico que vendría.

Le sugerimos: Bancóldex se suma a Colombia Fintech

Y, en medio de un panorama macroeconómico incierto, se hacía más difícil buscar capital de riesgo. David recuerda que los inversionistas locales tenían reacciones muy negativas y le decían que intentaba meterse en una industria sagrada: “Usted es extranjero, no conoce Brasil, es imposible competir contra esos grandes bancos y el regulador no lo va a dejar”.

Sin embargo, frases como esas son melodía celestial para los oídos de los inversionistas de Silicon Valley. Les gusta poner su plata en ideas desafiantes a las que otros no les juegan. Procedente de California llegó el dinero inicial de quienes, desde el principio, creyeron en el proyecto.

Pero no fueron los únicos: hace poco entró la más fresca de las inyecciones de capital, US$180 millones del gigante chino Tencent, para un total de US$707,6 millones de capital levantado.

Vélez relata que tuvo que trabajar mucho con el gobierno para explicar lo que quería hacer. “Encontramos un ente regulador abierto que comprendió que era muy costoso para la sociedad que 5 bancos fueran dueños de 90% de todo”.

La apuesta era ser una empresa de tecnología con los clientes en el centro de la estrategia. Y correrían el riesgo de dar crédito a personas jóvenes en medio de la crisis económica.

La experiencia funciona así: el usuario baja la aplicación, se toma una selfie, toma otra a sus documentos y de inmediato le informan si aprobaron su crédito. Enseguida se activa una tarjeta virtual y a las 24 horas tiene la tarjeta de crédito en su casa. Desde la aplicación hace todo y resuelve cualquier inquietud.

Ese procedimiento reduce muchos costos comparados con los de un banco tradicional y consigue eficiencias. Nubank decidió desarrollar toda su tecnología en casa al explorar la programación funcional y los proyectos de código abierto. Quiso despejar el camino de los consumidores que tenían que pasar muchos laberintos, con “un montón” de tarifas para abrir una cuenta, para mejorar su experiencia. Puso a prueba sus ideas al tomar decisiones basadas en datos, para así aumentar el acceso a créditos a tasas bajas. Y simplificó todo lo posible.

Nubank tiene la política de contestar llamadas a cualquier hora inmediatamente: ningún cliente tiene por qué esperar en el teléfono. En palabras de David: “Cada interacción con el consumidor es una oportunidad para mostrarle que somos diferentes”.

Lea también: "Nuestra única competencia es el efectivo": Presidente de Mastercard para LAC

Toda una revolución

En Brasil había un promedio anual de tasas de interés para tarjetas de crédito de 243%, abismalmente superior al de Colombia (30%) y al de Estados Unidos (15%). Con la agresiva entrada de Nubank y una tasa del 25%, los bancos se han visto forzados a bajar sus tasas de interés.

Su programa de fidelización consta de puntos que nunca expiran, se suman en tiempo real y el cliente pueden canjearlos con aliados. Nubank dio su primer paso con la tarjeta de crédito porque, al ser un neobanco, como llaman este nuevo tipo de entidades financieras, resultaba muy difícil que las personas confiaran en él para guardar su dinero.

“La mitad de los brasileños tiene menos de 30 años, son 100 millones de personas que usan Netflix, Amazon, Uber. Su experiencia bancaria no era tan buena, así que para 80% de nuestros clientes iniciales era su primera tarjeta de crédito. Pero el voz a voz ha ido rodando a toda la familia; y el abuelo, la mamá y el papá quieren tener Nubank”, cuenta David.

Hoy, 80% de sus clientes, según sus cifras, tenía productos con otros bancos y los están cancelando para pasarse a Nubank. Con esa confianza ganada, en la plataforma también se puede ahorrar dinero y tener una tarjeta débito para hacer compras y retiros.

La de Nubank es la tarjeta de crédito con el NPS (Índice de lealtad), más alto del mundo (89%). Vélez la llama “la primera tarjeta de crédito viral”, porque supera el NPS de Apple, que se ubica en 66% y el de Amazon, que está en 64%.

Para Vélez un producto excelente es el mejor marketing, pero sus clientes no adquieren un producto, sino una cultura.

Al principio les decían que las fintech son un nicho y no se pueden escalar. Justamente por eso en la empresa se basan en la cultura de aprender y quebrar creencias tradicionales. De acuerdo con sus registros, 90% de sus trabajadores no vienen de otros bancos.

Para Vélez, muchos de los que han trabajado en la industria tienen todas las respuestas y es difícil para ellos cuestionar y repreguntar las que consideran verdades.

En la planta laboral vive la diversidad. Tiene 1.400 colaboradores de 25 nacionalidades que van vestidos como quieran. “Los que vienen de bancos nos cuentan que no podían tener barba ni mostrar sus tatuajes. Eso no es un factor para determinar si una persona es o no competente. Es cuestión de darles autonomía y la oportunidad de cuestionar”, añade.

Cerca de 30% del equipo es LGBT y las mujeres ocupan 40% de las posiciones, incluyendo las de alta dirección.

Nubank reina entre las fintech en la región y es el referente para sus colegas.

David Vélez le dijo a Dinero que están empezando a entender mejor los mercados fuera de Brasil, evaluando las posibilidades, los detalles, las diferentes regulaciones y las distintas complejidades. Al tiempo que indicó que Brasil es una gran oportunidad y continuarán enfocados, con los ojos abiertos.

Cristina Juqueira y Edward Wilbe, los cofundadores que acompañan a Vélez desde el primer momento, ejercen ahora los cargos de vicepresidente de negocios y vicepresidente de tecnología, respectivamente.

Entre tanto, en Argentina algunos hablan de que pronto iniciará operaciones en ese país. El rumor nació porque ya está registrada la empresa Nu Pagamentos (la razón social de Nubank en Brasil), que compró el dominio de internet www.nubank.com.ar.

Las tarjetas llegan a los usuarios a domicilio 24 horas después de aprobadas.

De Colombia, Vélez afirma que está tratando de entender lo que pasa en el ecosistema fintech y cómo se está moviendo. “Hay una gran oportunidad de ver más fintech y más empresas ofreciendo servicios financieros, trayendo más competencia y más alternativas. Para el país es excelente ver ese ecosistema dinámico. Es un círculo virtuoso que está creciendo. Cada vez hay más emprendedores creando empresas y tratando de solucionar los problemas”.

De acuerdo con el informe Finnovista Fintech Radar, este es el es el tercer país con más empresas fintech en la región (180), por debajo de México (334) y Brasil (380).

En la Superintendencia Financiera están hablando de un sistema financiero no compuesto únicamente por las entidades que vigila, sino por todas las iniciativas encaminadas a mejorar al sector.

Le puede interesar: Tres prometedoras ‘fintech‘ colombianas

De hecho, el superintentente Financiero, Jorge Castaño, cree que existe la posibilidad de que Colombia pueda avanzar por lo menos un escalón y superar a México como mercado fintech. Según él, desde la entidad avanzan en abordar los desafíos y la regulación del sector.

De entrar al mercado colombiano, Nubank se encontrará con Nequi, la fintech corporativa de Bancolombia. Es un neobanco digital con la diferencia de que no emite tarjetas físicas.

Igualmente están las sociedades especializadas en depósitos y pagos electrónicos (Sedpes), el modelo que el Gobierno estableció para promover la inclusión financiera, que entraron en vigencia desde el año pasado, aunque con límites para otorgar créditos.

Vélez contó su historia en el Congreso de Acceso a Servicios Financieros y Medios de Pago de Asobancaria, que representa a los bancos tradicionales del país. Ahí el presidente del gremio manifestó que pensar el sector financiero que necesita Colombia requiere de la participación de los diferentes líderes.

Justamente, con el lema ‘destruyendo barreras, construyendo oportunidades’, Asobancaria presentó la publicación Fintechgración junto a la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT). Con esta buscan explorar sinergias entre los bancos, las fintech y las políticas públicas.

Alberto Samuel Yohai, presidente de la CCIT, ve con buenos ojos la llegada de nuevos actores al mercado y asegura que en Colombia los bancos han tomado un “rol maduro” de entender que contra eso no se puede pelear. “Tienen que ajustar sus modelos de negocio para poder competir en ese escenario digital”.

El presidente de Mastercard en Brasil, franquicia con la que Nubank tiene sus tarjetas, João Pedro Paro Neto, le dijo a Dinero que esta propuesta se convierte en una oportunidad para contribuir a generar mayores niveles de bancarización de una forma novedosa y diferente.

“Las alianzas con socios como Nubank son altamente estratégicas para Mastercard, porque le permiten a la compañía poner a disposición toda su infraestructura tecnológica y apoyar la creación de soluciones disruptivas e innovadoras. Adicionalmente, al ser un banco 100% digital es el socio ideal pues ambas compañías comparten una filosofía de trabajo enfocada en la innovación, el desarrollo tecnológico y la inclusión financiera”.

Para Edwin Zácipa, director general de la Asociación Colombiana de Empresas de Tecnología e Innovación Financiera Colombia Fintech, Nubank demuestra el potencial del ecosistema fintech de Latinoamérica y Colombia para traer las transformaciones digitales que necesitan la región como el país.

Desde la visión de Vélez, todos los sectores de servicios financieros están listos para ver mucha más innovación para aumentar créditos y bajar tasas de interés. Para ello utilizarán tecnologías emergentes como aprendizaje automático (o machine learning), big data e inteligencia artificial para asuntos como inversiones y management.

“Cada vez más gente necesita más oportunidades y alternativas para invertir su dinero. Existe un proceso por democratizar el acceso a servicios financieros y estamos apenas en el comienzo de esa revolución. Creo que todos los sectores están listos para tener más competencia”, le dijo Vélez a Dinero. Agregó que cree que hacen falta más ingenieros de programación en estos países.

Vélez pregona que el nacimiento de unicornios inspira a otros emprendedores para que vean estas iniciativas como una forma de carrera. Para que, como él, se animen a emprender más.

Le sugerimos: 8 cosas que comparten las ‘fintech’ exitosas

David Vélez creció en una familia paisa en la que lo estimularon a emprender.

Línea de tiempo

2013

Fundada en mayo. En julio contrata el primer empleado, un ingeniero del sistema operativo IOS.

2014

Emite la primera tarjeta de crédito en abril. En septiembre la lanza al público.2015En mayo tiene 50.000 clientes, en diciembre cierra el año con 350.000.2016En abril tiene 660.000 clientes, en diciembre 1,2 millones.

2017

En mayo recibe la licencia de institución de pago para comprar, vender y mover recursos. En octubre lanza al público NuConta, una especie de cuenta de ahorro sin tasa de mantenimiento, con rendimientos y transferencias.

2018

En enero Brasil decreta la licencia financiera, en febrero alcanzó 3,4 millones de clientes, que en octubre llegaron a 5 millones.En noviembre reciben una licencia de operación financiera. En diciembre lanza NuConta, una función de débito que permite hacer compras y retirar el dinero.

2019

Tiene 6 millones de clientes con tarjeta de crédito y 4 millones con NuConta.

Le recomendamos: ¿La revolución digital le llegó a la banca colombiana?

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.