Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/11/2019 12:01:00 AM

El costoso aeropuerto para Manizales: vale $1,5 billones

Luego de siete años congelado, el proyecto Aerocafé volvió a alzar vuelo. Pero su valor se triplicó mientras las terminales aéreas vecinas crecieron.

El Aeropuerto del Café es una de las obsesiones de los caldenses que más dolores de cabeza y escándalos les ha causado. Pese a ello, ni su clase dirigente ni sus pobladores renuncian a cumplir ese sueño.

Hace poco se sumó al reto el presidente Iván Duque. En uno de sus talleres Construyendo País, al que llegó dos horas tarde porque por mal tiempo no pudo aterrizar en el aeropuerto La Nubia, de Manizales, dijo: “esto reafirma aún más el compromiso que yo tengo con esta tierra y es que antes de terminar nuestro gobierno estemos aterrizando en el Aeropuerto del Café”.

En contexto: ¿Cómo va la modernización de los aeropuertos colombianos?

Duque se comprometió con una partida inicial de $100.000 millones en 2019 y prometió adiciones presupuestales en los dos años siguientes. Sus palabras sorprendieron y entusiasmaron a los caldenses, porque desde 2012 no se anunciaban dineros para ese aeropuerto.

Para esa época Aerocafé atravesaba por una dura crisis de credibilidad por tropiezos técnicos, licencias, estudios y escándalos por presuntos hechos de corrupción. La indignación oficial y ciudadana no era para menos: hasta esa fecha le habían invertido $205.000 millones y solo había un lote con serios problemas estructurales en el municipio de Palestina, a 32 kilómetros de Manizales o 48 minutos en carro.

El proyecto se paralizó tras un informe que ventiló todas las irregularidades y desencadenó investigaciones fiscales y disciplinarias que salpicaron a exgobernadores, exalcaldes, exfuncionarios y contratistas. De todos esos procesos solo quedó en firme una decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio contra uno de los interventores, por $15.000 millones.

Foto: Muchos ponen en duda si el nuevo aeropuerto es una necesidad o un costoso embeleco.

A partir de ahí, Aerocafé se convirtió en tema de campaña durante las elecciones presidenciales de 2014. En su momento hubo dos bandos bien definidos: por un lado, el presidente y candidato Juan Manuel Santos, que se oponía a inyectarle más recursos y se inclinó por repotenciar el Matecaña y, por el otro, el candidato uribista Óscar Iván Zuluaga, quien prometía culminar la obra.

Pero más allá de los intereses políticos sobre Aerocafé, lo que muchos se preguntan es si ese proyecto vale la pena o podría convertirse en otro elefante blanco, que ya se tragó US$66 millones.

Le sugerimos: Así sería el aeropuerto El Dorado en 10 años

Aerocafé fue visto como un embeleco de la clase dirigente manizaleña motivado por la histórica rivalidad con los pereiranos. El punto de honor de los caldenses era tener un nuevo aeropuerto, ya que el existente (La Nubia) permanece cerrado la mitad del año por razones meteorológicas.

Pero en el Eje Cafetero existen cuatro aeropuertos separados entre sí por menos de una hora en carro y con recientes inversiones. El Matecaña, en Pereira, recibió $120.000 millones para su ampliación y modernización en 2017. Al Edén de Armenia acaban de invertirle $116.000 millones para mejorar su operatividad. Y el Santa Ana, de Cartago, que comenzó a ofrecer dos vuelos semanales a Quibdó, Bahía Solano y Nuquí. Eso quiere decir que cuando entre a operar Aerocafé habrá cinco aeropuertos. Otro dato que preocupa es el potencial de pasajeros, pues los cuatro aeródromos hoy mueven 2,4 millones de viajeros, es decir, menos de 10% de El Dorado.

¿Y la plata?

La oferta concreta que hizo el presidente Iván Duque es por $100.000 millones, pero para cumplir su promesa de aterrizar en Aerocafé antes de culminar su mandato se necesitan $441.000 millones; es decir, aún existe un déficit de $341.000 millones. Esos dineros se apropiarían en 2020 y 2021. Pero, aunque el mandatario cumpla su palabra, el proyecto seguirá inconcluso, ya que para terminarlo completamente se requieren $1,2 billones.

Lo que pretende inaugurar Duque es la fase uno de Aerocafé, que consiste en una terminal de pasajeros, hangares y una pista de 1.460 metros. Allí solo podrían aterrizar aeronaves con capacidad para 74 pasajeros, como ATR, 7C y Dash 8-200. La segunda fase cuesta $850.000 millones y contempla ampliar la pista a 2.600 metros, apta para aviones con capacidad para 150 pasajeros. El proyecto finaliza con la fase tres, de la que aún no se sabe cuánto costará, pero tendría una pista de 3.800 metros.

Amparo Sánchez, gerente de la Asociación Aeropuerto del Café, que nació en 2008 para darle vida al proyecto, cree que lo más importante del relanzamiento es que la pista ya no estará sostenida por terraplenes (capas de tierra) sino por viaductos hechos con la estructura tradicional de concreto. “Esperamos que las obras arranquen de nuevo en el segundo semestre de este año”, dice.

Le puede interesar: Por qué la Aerolínea de Antioquia suspendió operaciones

También cree que los socios oficiales del proyecto se meterán la mano al bolsillo y aportarán cerca de $70.000 millones, “entre las alcaldías (Manizales y Palestina) y gobernación (Caldas)”. La construcción del Aeropuerto del Café será un verdadero reto para la ingeniería civil, porque consiste en tender una pista sobre una meseta artificial. Para darle forma a la meseta se rebanaron varias montañas y los espacios entre ellas se rellenarían con diez terraplenes.

De esos terraplenes se construyeron 5, pero 4 quedaron inconclusos y 1 se derrumbó. Hoy no se sabe con certeza cuántos de ellos podrán reutilizarse o si definitivamente deben reemplazarse por los viaductos. Esa será una de las labores que tendrá que definir la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, y eso explica la visita que hizo su director este mes al sitio exacto donde se construirá.

Mientras se define la obra, de lo que no hay duda es que Aerocafé pasará a la historia como uno de los terminales aéreos más costosos del país.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.