Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/17/2019 9:39:00 AM

El gigante del coworking, WeWork, aplaza su salida a la bolsa

Además del desplome de su valorización, la compañía enfrentaba dudas de los inversionistas frente a su modelo de negocio y frente a su CEO, Adam Neumann. WeWork aseguró que su salida a la bolsa sería a finales de este año.

La falta de interés de los inversionistas llevó este martes a que el gigante del coworking, WeWork, retrasara su salida a la bolsa hasta finales de este año. La compañía estaba preparando una serie de reuniones con potenciales inversionistas esta semana para dar a conocer su debut en la bolsa e iniciar la cotización de sus acciones la próxima semana. 

Sin embargo, los planes de la compañía se vieron afectados debido a tres factores: la poca claridad frente a su rentabilidad, su valoración y la imagen y confianza de su CEO, Adam Neumann.

Para los inversionistas, el modelo de negocio de WeWork no inspiraba confianza. Muchos de ellos cuestionaron cómo esta compañía podría mantener sus operaciones en momentos de dificultad económica, como en el caso de una recesión, dado el fuerte desequilibrio en sus cifras financieras. 

De acuerdo las presentación de su Oferta Pública Inicial (OPI), cita por Business Insider, el grupo tenía más de US$4.000 millones en futuros compromisos de arrendamiento de clientes al 30 de junio, menos de una décima parte de sus US$47.200 millones en futuras obligaciones de arrendamiento a sus propietarios. Adicional a esto sus ingresos anuales solo registraron US$1.800 millones.

Su valorización también ha sido fuertemente criticada. En un inicio WeWork la estimó en US$47.000 millones a través de una recaudación de fondos privada en enero. Sin embargo, según datos de Reuters, dicha valorización se ha reducido entre US$10.000 millones y US$12.000 millones. 

Dicha reducción estaría basada en las crecientes dudas sobre su futura rentabilidad, la oportunidad del mercado que esta tuviera y la definición de si es una empresa tecnológica o una empresa de bienes raíces.

A esto se suman las pérdidas que ha tenido en el último año la compañía. De acuerdo con Business Insider, pese a que WeWork duplicó sus ingresos año con año en la primera mitad de 2019, las pérdidas operativas también se duplicaron, en aproximadamente US$1.400 millones. 

El grupo había fijado su potencial de oportunidad de mercado en US$3.000 millones en la presentación de su oferta pública, esto basado en las empresas que están invirtiendo en espacios de oficina para cerca de 255 millones de trabajadores. Pero algunos analistas consideraron que WeWork estaría subestimando su mercado objetivo, pues su oferta no podría atraer a abogados o investigadores que manejen información confidencial, por ejemplo. 

De acuerdo con Financial Times, el grupo se había enfrentado a una serie de inquietudes frente el poder de Neumann en la compañía. Según medios internacionales, algunos inversionistas desconfían del control del cofundador y CEO, dado que este controla la mayor parte de los derechos de voto de WeWork, recaudó cerca de US$700 millones vendiendo y solicitando préstamos contra las acciones e su compañía e incluso cobró a la compañía casi US$6 millones por la marca ‘We’. 

Según Business Insider, también pone en entredicho las funciones de Neumann debido a que este tiene participaciones en compañías inmobiliarias que arriendan cuatro propiedades de WeWork, lo que genera un posible conflicto de intereses. De acuerdo con The Wall Street Journal, Neumann ha ganado millones a través de este acuerdo. 

A esto se une la relación directa, e incluso de negocios, que ha tenido la compañía con los familiares del directivo. 

Ante esto, la compañía acordó hacer algunos cambios de gobierno para reducir el control de Neumann con el objetivo de atraer y contrarrestar las dudas de los inversionistas. Según Financial Times, estos señalaron que dichos ajustes no fueron suficientes y que sus preocupaciones estaban relacionadas con el modelo comercial de WeWork.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.