Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/30/2018 12:01:00 AM

Institucionalidad y Gobernabilidad, claves para controlar el comercio ilícito

La región es un centro para el narcotráfico y los productos falsificados son una preocupación importante porque afecta a todas las industrias, desde los cigarrillos hasta los audiovisuales.

Encontrar el balance no es fácil. Regular, vigilar y controlar, al mismo tiempo que se  fomenta, fortalece y desarrolla el comercio entre las naciones es una tarea necesaria, pero compleja. El punto de partida siempre será la transparencia, claras y constantes reglas del juego e instituciones fuertes, con una burocracia motivada y competente con estándares de buenas prácticas.

La mirada debe ser amplia, integrando la infraestructura y la capacitación del personal aduanero y policial como brazo armado y extendido para el control de las prácticas ilícitas. La ciudadanía no se puede dejar de lado, considerando que su apoyo a los productos falsificados es, simplemente, un financiamiento para las redes criminales con implicaciones a los ingresos lícitos que generan a su vez ingresos públicos y empleos legítimos.

La globalización ha aumentado las oportunidades para que las empresas lícitas y, a la vez, las organizaciones criminales expandan sus flujos comerciales y los hagan verdaderamente globales. Las Naciones Unidas estiman que el lucro resultante del crimen internacional organizado alcanza los 900.000 millones al año, el 1,5% del PIB mundial. Según la Ocde, 50% de los ingresos del comercio ilícito provienen del tráfico de drogas, mientras que el 40% de las actividades de falsificación.

Recomendado: Banco Mundial alerta sobre "frágil recuperación" de Latinoamérica

Estas tendencias no excluyen a América Latina. La región es un centro para el narcotráfico y los productos falsificados son una preocupación importante porque afecta a todas las industrias, desde los cigarrillos hasta los audiovisuales. La presencia de zonas de libre comercio también es motivo de alarma, dado que éstas pueden convertirse en centros de comercio ilícito, especialmente, en presencia de prácticas de gobierno laxas, infraestructuras débiles y recursos limitados en la lucha contra el comercio ilícito.

Otro desafío esencial se encuentra en la definición, gestión y el control de las zonas de libre comercio, pues aunque facilitan el comercio con sus entornos libre de impuestos y baja regulación, pueden convertirse en paraísos no monitoreados dentro de las fronteras nacionales, propicios para las operaciones criminales y hasta para las redes del crimen organizado transnacional.

El comercio ilícito que pasa a través de estas zonas es sustancial e incluye mercancía falsa, narcóticos, alcohol, tabaco, productos farmacéuticos, vida silvestre y tráfico de humanos. Incluso son explotadas por criminales como medio para iniciar y facilitar transacciones financieras ilícitas, como el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

Puede interesarle: BID advierte ineficiencias en el gasto público latino por 4,4% del PIB

Es por eso que, sumado a que muchas veces no resulta una prioridad para los países, su control se hace complejo y crea oportunidades para que redes peligrosas generen afectaciones profundas y de largo plazo en los países.

Es urgente priorizar el tema. El comercio ilícito tiene amplias implicaciones negativas sobre el crecimiento y la prosperidad de los países. Implica una reducción de los ingresos fiscales para los gobiernos y del empleo legal (sin mencionar el costo de la violencia y la seguridad asociada a ello). Según algunas estimaciones recientes, solo la falsificación y la piratería cuestan a la economía mundial alrededor de US$1,8 billones, casi 10% del comercio global de mercancías.

El reto es particular para Colombia, pero extensivo a toda América Latina. La región obtiene un puntaje promedio de 48/100 en el Índice de Ambiente de Comercio Ilícito Global, muy por debajo del promedio global de 60/100, que ya deja mucho margen para mejorar. Sin embargo, no hay países de la región en el top 20.

Es así como todavía hay que multiplicar esfuerzos, todos de manera alineada, desde una gobernabilidad que tenga colaboración transnacional en estos propósitos comunes, que demanda instituciones fuertes, transparentes y bien alineadas para avanzar de manera segura, confiable y con visión a largo plazo en beneficio de las economías y quienes habitan la región.

Por: Irene Mía, Global Editorial Director, The Economist Intelligence Unit.

Lea también: Por qué en Colombia se necesitan 11 generaciones para salir de la pobreza y en Chile 6

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.